El cuidado interior

Para sentirse bien con tu físico exterior, los pequeños cambios internos son también importantes.

Lo primero  es cuidar tu alimentación, pero no se trata de no comer o de hacer dietas milagro sino de aprender hábitos nuevos sin que ello te suponga agobio o estrés. Para ello es indispensable reducir el consumo de grasas ( intenta sólo darte caprichos una vez a la semana, no lo tomes por norma diaria!), sustituye los refrescos azucarados por agua y sustituye la comida americana por la mediterránea ( fruta, verdura, cereales, pasta, arroces, legumbres..). Las frutas y las verduras a parte de contener fibra, son ricas en vitaminas y su agua evitará también la deshidratación y mejorará el aspecto de tu piel.

Haz ejercicio, 30 minutos unas tres veces por semana, pero no es necesario que vayas al gimnasio ni que te suponga un gran esfuerzo. Sal a pasear al perro, llevate a los niños en bici, sal a correr o juega a la wii! ¡muy importante! no te olvides de aumentar la dosis de agua si haces ejercicio y añadir bebidas isotónicas, ya que puedes perder minerales y debes reponerlos!

Una vez hayas integrado estos hábitos en tu vida diaria notarás una mejoria física. Acude a tu profesional estético que te asesore sobre los tratamientos complementarios.

Si existe flacidez, será conveniente  tratarla con radiofrecuencia o tratamientos reafirmantes y remodelantes. Si lo que te preocupa es la celulitis, esta llevará un proceso más minuciosos que combinará masajes reductores con productos anticelulíticos que mejoren el aspecto de la piel y ayuden a quemar la grasa y la disuelvan mediante el DLM  o presoterapia.

                                                  shutterstock_323675426

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *